viernes, 26 de noviembre de 2010

Desalojo en plena temporada navideña.

Hace media hora el CAM de San Salvador  irrumpió brutalmente una valla humana que centenares de vendedores informales del Centro Historico habían formado en apoyo a los  vendedores de la calle ARCE que el alcalde de San Salvador Quijano pretende desalojar desde semanas a la fuerza.

En dos oportunidades el alcalde había tratado de desalojarlos con operativos similares, pero desistió por el sorpresivo apoyo masivo que los vendedores de la ARCE habían recibido por todos los vendedores de la zona y en otro intento porque un grupo de vendedores se tomaron la catedral durante dos días, con lo que el operativo fue detenido.

Los vendedores no se oponen a un ordenamiento de la ciudad, pero sí critican el método que la alcaldía está implementando. “ primero desaloja a la gente , dejándola durante varias semanas sin oportunidad de trabajo alguna y luego ofrece espacios que no garantizan ninguna garantía que allí se venda.” Hace dos semanas la alcaldía instaló a 70 de 300 vendedores que habían sido desalojados de la zona en junio y que hasta la fecha habían quedado sin alternativa ninguna. “La alcaldía siempre habla de ofertas, pero ninguna de estas está funcionando y las que ya existen no funcionan. En efecto, los vendedores recién instalado ya abandonaron sus puestos y siguen ofreciendo su mercadería caminando de ambulantes por las calles.

En varias oportunidades los vendedores habían pedido una mesa de diálogo con presencia de la Procuraduría de los Derechos Humanos para poder  presentar la propuesta que habían elaborado para la calle Arce y encontrar en diálogo una solución, en la cual “todas las partes podrían salir ganando”. Proponen que en las dos cuadras en cuestón podrían instalarse 25 kioscos formales , integrados al diseño arquitectónico que se pretende realizar en la zona, con venta de los productos que los estudiantes de la zona suelen consumir  (frutas, café, atoles, ropa, etc.). De esa manera no harían competencia a los negocios formales, ya que la gente quedaría libre entre consumir de pie, o buscar un restaurante formal para sentarse. De esa manera, argumentan, no se destruye el empleo de las 25 familias en cuestión, se garantiza ría el acceso a productos baratos a los estudiantes y los transeúntes que lo necesiten y la alcaldía podría realizar un diseño atractivo. A la vez de esa forma podrían convertirse en vendedores formales, pagando impuestos a la alcaldía. “Nunca quiso escuchar el alcalde nuestras propuestas”, dicen. “Nos trata peor que basura. Primeo nos barre y luego busca donde desecharnos. Ni con la basura se procura así, porque para ella sí sabe dónde meterla. Para nosotros no tiene lugares viables”. Dicen que el alcalde miente a la opinión pública cuando dice que tiene ofertas.

El lunes los vendedores presentaron Esta mañana el Procurador de Derechos Humanos en reunión con los vendedores se comprometió intervenir ante las autoridades de la alcaldía respaldando la petición que los vendedores le presentaron: Ellos aseguran que abandonarán la zona, siempre y cuando en una mesa de diálogo integrada por el edil capitalino, Norman Quijano, la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH) y la iglesia Católica se busquen alternativas viables. Piden que durante la temporada navideña no sean desalojados y que el 3 de enero se busque una solución. Luna manifestó que enviará una carta a las autoridades municipales ya que considera valida la solicitud de los comerciantes para esta temporada.

El alcalde optó por barrer una vez más, usando la violencia, golpeando a la gente, provocando zozobra, y más pobreza. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Espacio para sus comentarios