domingo, 11 de diciembre de 2011

JUICIO Y CASTIGO A LOS ASECINOS DEL MOZOTE

La Masacre de El Mozote en la memoria histórica
Por Iván C Montecinos
 
El próximo 11 de diciembre se conmemora  el 30 aniversario de la masacre de El Mozote, uno de los mayores actos de barbarie contra la población civil, cometidos por soldados de la Fuerza Armada, quienes de la manera más cruel asesinaron a sangre fría en el caserío El Mozote a más de 400 personas, entre niños, ancianos, mujeres y hombres que no pertenecían a ninguna organización popular, según lo consigna una investigación  de Tutela Legal del Arzobispado.

Esta masacre fue realizada, según la Comisión de la Verdad, por soldados del Batallón Atlacatl y otras guarniciones en el marco de un fuerte operativo militar desarrollado   entre el 9 y el 13 de diciembre de 1981, en la parte norte del Departamento de Morazán  que abarcó los caseríos: La Joya, Ranchería, Los Toriles, Jocote Amarillo, Cerro Pando, Cerro Ortiz y El Mozote. El saldo trágico en todo el operativo se calcula en 765 victimas, muchas de las cuales han sido identificadas.

Lo sucedido, en El Mozote el 11 de diciembre de 1981, se conoció con detalles  gracias al testimonio de Rufina Amaya Márquez, ya que fue la única persona que logró sobrevivir a este exterminio masivo, donde murieron cuatro de sus hijos y su compañero de vida. Esta valiente mujer denunció en el ámbito nacional e internacional la brutalidad y el salvajismo con que fueron asesinados  los habitantes del caserío El Mozote.   

Hoy a 30 años  de la mayor violación a los Derechos Humanos durante la pasada guerra civil, las comunidades de Morazán y de otros lugares del país se reúnen para conmemorar, recordar y pedir justicia para los centenares de víctimas. El tiempo ha pasado, pero para los familiares y vecinos  de las comunidades afectadas,  las heridas  siguen abiertas y sangrantes, demandando del Estado Salvadoreño, una actitud responsable que repare, en alguna forma,  el dolor causado a través de una sincera justicia restaurativa.

Ante la indiferencia de las instituciones salvadoreñas responsables de impartir justicia en el caso de El Mozote, los familiares de las victimas con el apoyo de Tutela Legal del Arzobispado y el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) interpusieron una denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, quien a su vez  el 25 de marzo de este año, pasó el caso a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, la que se encargará de emitir un fallo, que se espera sea condenatorio para el Estado Salvadoreño y se logre la tan ansiada justicia y reparación para las victimas de una de las mayores  masacres ejecutadas por militares durante la pasada conflagración bélica. 

De poco vale que el Presidente de la República  se conmiseré  y pida perdón a nombre del Estado por los brutales hechos cometidos  durante la guerra, si esta acción no es acompañada por una verdadera política de  reparación a los familiares de las víctimas. Todo parece indicar que la tan anhelada justicia tendrá que venir de organismos internacionales, como es el actual caso del asesinato de los sacerdotes jesuitas y dos empleadas, que esta siendo ventilado en una Corte española.   

Para el caso, vale traer a cuenta la información  de una agencia de noticias que dice lo siguiente:  “El  ejercitó uruguayo tendió hoy la mano a las victimas de la dictadura, anunciando en un gesto inédito que no cobijara en sus filas a asesinos y no tolerara pactos de silencio para proteger los represores, tras el reciente hallazgo en un cuartel de los restos de un maestro secuestrado y asesinado en 1977”. 

El cable noticioso agrega que: “El Presidente uruguayo, el exguerrillero José Mujica,  y organizaciones defensoras de los Derechos Humanos han solicitado repetidamente a los militares retirados que faciliten información para dar con los restos de los desaparecidos”. 

El Salvador está a años luz que sé de una situación como la que acontece actualmente en Uruguay. Cuánto  tiempo más tendrán que esperar los familiares de las miles de victimas de la guerra,  que como los de El Mozote, este 11 de diciembre cumplen 30 años de permanecer en vigilia por una justicia que todavía no llega.      
--------------------------
LA HISTORIA NO OLVIDA
En diciembre fue la masacre
engañados reunieron a los pobladores del Cerro Pando,
Poza Onda, los toriles y otros y otros
y los cercaron en el Mozote.
 
El Alto Mando de la FAS
planificó la masacre,
el Gobierno la aprobó,
Estados Unidos la financió,
trompa de Cuche Monterrosa la dirigió,
el Batallón Atlacátl la cumplió.

El infierno llegó al Mozote en diciembre de 1981
los niños fueron lanzados al aire para ser traspasados
por la punta de las bayonetas, en los hornos de hacer pan
metieron vivos a hombres y mujeres mientras
mancillaban a las doncellas y acribillaban a
los que no cabían en los hornos...Navidad terrorífica.

"Sacar al pez del agua" bajo el infierno
del "Yunque y Martillo" pensamiento de
los torturadores y masacradores
de angelitos y de ancianos, de jóvenes, de mujeres
embarazadas y doncellas mancilladas.

De lesa humanidad fue la masacre del Mozote
repetida en el Sumpul, las Hojas, Copapayo,
Cinquera, Guazapa, El Calabozo, el Junquillo,
Suchitoto...Allá....Aquí corrió...
corre y corre como un acrecentado río rojo
la sangre mi pueblo y parte sin novedad.

Ley de Amnistía, impunidad oficial
el premio concedido a los masacradores,
carniceros que descuartizan nobles vidas
antes, durante y hoy después de la guerra.

Y la mártir Rufina Amaya los vio
porque de ellos se escapó
peregrinó por el mundo
con la denuncia y la exigencia
y murió sin ver justicia...
Abrazando la causa de los suyos,
de los mios, de los tuyos...
Loor y gloria a nuestra Rufina.
 
La historia cuenta, no calla
la historia lamenta, se enardece y denuncia
la historia recuerda quien es la derecha en todo tiempo
la historia no perdona
la historia no sabe de silencio
la historia cobra,
la historia no cambia la verdad
la historia señala a sus verdugos
la historia no acepta  leyes de amnistía
la historia condena
la historia exige NO al olvido...
y la historia de dolor que nos impusieron las derechas, NO puede, no debe repetirse en El Salvador.
(Por Mariposa de El Salvador.-)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Espacio para sus comentarios